Consideración de las cosas más cercanas.

_______________________________________________________________________________


The Vortex, Austin. TX
Russell Reed ∞ Santino Escatel
2017.

“El pasado es un lujo de propietario. ¿Dónde habría de conservar yo el mío? Nadie se mete el pasado en el bolsillo; hay que tener una casa para acomodarlo. Mi cuerpo es lo único que poseo; un hombre solo, con su cuerpo, no puede detener los recuerdos, le pasan a través.”
La Nausea, Jean Paul Sartre.

Esta intervención creada in-situ en el centro de la ciudad de Austin cercana a The University of Texas fue instalada en la inmediación The Vortex; Y se construyó dentro del marco del festival OutSider, una muestra de performances múlti nacionales en donde el cuerpo humano fue soporte recurrente de la memoria individual compartida de los artista.
El proyecto se sustenta sobre todo en ese tema de la memoria como columna vertebral; la memoria como un valor agregado no cuantificable y subjetivo a la existencia del deseo de ser ante el miedo a la vacuidad; El pabellón contenedor recuerdos fue creado con materiales que se presentaron circunstancialmente durante mi estancia en Austin; la instalación esta conformada por dos espacios elaborados con varilla metálica en los que se suspenden múltiples cuadrados en azul dispuestos cacofónicamente y que resguardan 10 objetos–caja musical activados manualmente por el visitante a la instalación, estos instrumentos fueron creados por el compositor Russell Reed, cada una replica una composición melódica diferente extraída de una selección de canciones entre las décadas de los 80’ y 90’s:

Faithe, George Michael, I´m Coming Out, Diana Ross, Unlovable, The Smiths, Love will tear us apart again, Joy Division, Love is a Stranger,EURYTHMICS , Border Line, Madona, A Little Respect, Erasure, Brand New Lover. Dead or Alive, Do you really want to hurt me, Boy George and Private dancer, Tina Turner.

Una grafica construida con neón muy cercana a la trazada por Descartes para describir el cogito cartesiano titulada “aquello que no cae” corona la instalación como un sentido publicitario como estrategia para atraer a los participantes para interactuar con las cajas musicales.

Todo cuerpo tiende a la recurrencia por la fuerza de la gravedad; como una asíntota nos aléjanos de manera constante de todo lo inmediato; una proyección del deseo que nunca hace contacto y que nunca cae.

En una época como la nuestra, tan saturada de estímulos, información, exigencias, consejos, supuestas opciones de vida y más, resulta muy fácil perder la sensación de la tierra firme sobre la cual estamos parados, que no es otra cosa más que nuestra propia vida. Miramos hacia un punto que, se nos dice, es lo deseable, y con ello perdemos de vista el lugar donde ya nos encontramos.

Nos atraen la cosas lejanas, nos seducen, anhelamos la materia, ideas, recuerdos futuros; Ignoramos todo lo inmediato, lo presente.

Invierno 2017.
Austin, TX.

44_dsc5307_v3.jpg
       
44_dsc5748.jpg
       
44_dsc5489.jpg
       
44_dsc5736.jpg
       
44_dsc5693.jpg
       
44_dsc5712_v2.jpg
       
44_dsc5709.jpg
       
44_dsc5626.jpg
       
44_dsc5705.jpg
       
44_dsc5505.jpg
       
44_dsc5503.jpg
       
44_dsc5776.jpg
       
44_dsc5722.jpg